sábado, 14 de enero de 2012

Icíar Bollaín y Verónica Echegui: “La pasión es lo que importa”

La directora de cine Icíar Bollaín y la actriz Verónica Echegui aúnan esfuerzo y compromiso en la película Katmandú, un espejo en el cielo, un filme basado en la la vida de Vicky Sherpa. Con ellas compartimos una agradable mañana de confidencias... y fuimos testigos de su complicidad.

  Icíar Bollaín es la voz femenina del cine español. Seguro que aún te estremeces al recordar algunas escenas de Te doy mis ojos, la película sobre los malos tratos con la que en 2003 obtuvo siete premios Goya. Hola, ¿estás sola? (1995), Mataharis (2007) y También la lluvia (2010) forman parte de su carrera. Por eso no es de extrañar que cuando el productor Larry Levene le propuso rodar Katmandú, un espejo en el cielo, es decir, realizar su propia versión de la vida de la profesora catalana Vicky Sherpa, no dudara.
Quien tampoco titubeó a la hora de acudir al casting de esta película fue Verónica Echegui, la protagonista. Conocida como la Juani de Bigas Luna, ha estado nominada al Goya a la mejor Actriz Principal por El patio de mi cárcel y recientemente ha cosechado buenas críticas por Verbo. Ahora estas dos mujeres se han unido para crear una cinta que logra tocar nuestra fibra sensible. En AR hemos sido testigos de esa amistad que creció entre ellas durante el rodaje la pasada primavera en Nepal. Las dos han charlado de solidaridad, matrimonios de conveniencia, el papel de la mujer…
Un ejemplo solidario
La protagonista de Katmandú, un espejo en el cielo es una profesora catalana que abandona Barcelona y se marcha a Nepal para trabajar en una escuela. Una vez allí se da cuenta de que quienes verdaderamente necesitan su ayuda son los llamados ‘intocables’, los niños que viven en chabolas y que no tienen derecho a nada. Entonces, decide crear su propia escuela para hacer algo por ellos.
Icíar: Me pareció algo fascinante, la gente que se va tan lejos con un proyecto y lo lleva adelante…LEER +

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada