domingo, 29 de enero de 2012

Una segunda oportunidad


La madre de Ambika trabajaba en uno de los prostíbulos más grandes y viejos de Asia, Kamathipura, el distrito rojo de la caótica metrópoli india de Mumbai. Allí, miles de mujeres, niñas y niños son explotados sexualmente cada día. Son personas pobres, muchas inmigradas de Nepal y obligadas a prostituirse tras haber sido víctimas del tráfico de personas. 

Ambika quedó sola a los 3 años, viviendo entre la mierda ... "Se la encontraron en el suelo...", explica una de las monjas que hoy la cuidan. Viendo su pésimo estado de salud, alguien la recogió, la llevó al hospital y tras descubrir que era seropositiva, la trasladaron al orfanato Ish Kripa que regentan las Hermanas de María.

Ambika tiene 7 años pero su talla es la de una niña de 3 o 4 debido a un retraso del crecimiento. Si quieres leerlo completo pica aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada